estatuasvivientes.com.

estatuasvivientes.com.

Cómo adaptar tu actuación a diferentes tipos de público

Cómo adaptar tu actuación a diferentes tipos de público

Cómo adaptar tu actuación a diferentes tipos de público

Las estatuas vivientes son una forma única e intrigante de arte callejero. Con su incomparable habilidad para mantener una pose quieta durante largos periodos de tiempo, las estatuas vivientes son capaces de cautivar y fascinar al público por igual. Una gran parte de su encanto radica en la habilidad del artista para crear ilusiones convincentes y conectar con el público.

Sin embargo, no todos los públicos son iguales. Cada día, los artistas encuentran variaciones en la edad, intereses, nacionalidades y hábitos culturales del público. Para mantener el ambiente y conseguir el potencial más lucrativo del día, es crucial que los artistas adapten su actuación a cada tipo de público que encuentren. Aquí hay algunas sugerencias sobre cómo hacerlo.

Conoce el entorno

Antes de que empieces a pensar en cómo adaptarte a diferentes públicos, es importante que tomes nota del lugar donde estarás actuando. El entorno podría determinar cosas como el tamaño y la forma de tu actuación, así como la duración de cada sesión. El tipo de público también puede ser influenciado por el entorno. Por ejemplo, un público de una mezcla de edades podría encontrarse en un parque, mientras que un grupo de adolescentes podría encontrarse en un centro comercial o en un festival de música.

Mientras haces tu recorrido y te aclimatas a tu nuevo entorno, toma nota de los distintos factores ambientales. ¿Estás en un lugar ruidoso o tranquilo? ¿Hay otros artistas actuando cerca de ti? ¿Cuál es la temperatura? Al tener en cuenta estos factores, podrás ajustar tu actuación a los detalles específicos del entorno.

Piensa en la edad del público

Una de las primeras cosas que debes considerar al adaptar tu actuación a diferentes públicos es la edad de las personas que te están viendo. La edad afecta cómo el público va a percibir tu trabajo y que van a esperar de ti como artista. Si estás actuando para niños pequeños, por ejemplo, deberás ajustar tu actitud a su nivel de comprensión.

En una actuación para niños pequeños, es importante hacer tu actuación lo más visual y entretenido posible. La mejor manera de hacerlo es asegurarte de no hacer nada que pueda resultar inquietante o inapropiado. Tu actuación tiene que estar adaptada a los más pequeños, por ejemplo, una creación de personajes algo llamativos y coloridos puede funcionar bien, al mismo tiempo que hacer movimiento divertido y sonidos estrafalarios. Asegúrate de que el vocabulario que estás utilizando esté cargado de cosas que los niños puedan entender fácilmente, y que no necesiten ningún tipo de explicación adicional.

Si tu público está compuesto más por adolescentes, deberás ser consciente de su deseo de desafiar a la autoridad y rebelarse contra las normas sociales. En lugar de una actuación divertida, es más probable que, como artista, tengas que mostrarte más serio, o incluso un poco amenazante.

Para un público más maduro, tendrás que crear una actuación que pueda ser disfrutada por un público variado. Esto significa que debes considerar presentar un tema más sutil y sofisticado. Podrías experimentar con la diversidad de manifestaciones, como el ballet o la ópera o desdibujar las barreras de género.

Ten en cuenta la cultura y la nacionalidad

La cultura y nacionalidad del público también juega un rol crucial a la hora de adaptar tu actuación. Es esencial que analices de manera meticulosa y estés al tanto de las creencias de la gente y las cuestiones políticas de la zona de actuación y que lo combines de manera adecuada en tu espectáculo.

Por ejemplo, si estás actuando en un evento cultural tradicionalista, deberás asegurarte de incluir elementos significativos para el público local, tales como colores y adornos tradicionales en tu atuendo que puedan hacer un guiño a la tradición. Si el público está conformado por un grupo de personas que provienen de una variedad de culturas, puedes comer lo sencillo y universal, para asegurarte de que no se pierden en la traducción. Elige un acto que sea claro, que esté cargado de energía, con letras fáciles de entender y un ritmo atractivo.

Adapta tu actuación al clima

El clima también puede dictar la forma en que debes diseñar tu actuación. Si estás actuando en un día particularmente caluroso, deberás mantenerte al tanto de los peligros del calor: una exposición prolongada puede llevarte a unos problemas dermatológicos y es fundamental que te protejas con bloquedor solar y luzca una ropa fresca.

Por otro lado, si el clima está fresco o lloviendo, la actuación deberá ser más corta y necesitará de una atmósfera más intensa para mantener atraída al público. Si estás lidiando con una lluvia intermitente, deberás planear al respecto, empleando sofisticados accesorios y mobiliarios de apoyo, para que los que te estén viendo se sientan tan cómodos como sea posible.

Conclusión

En general, es importante considerar a tu público antes de comenzar cualquier actuación. La edad, los intereses, la cultura y el clima son solo algunos de los factores que pueden influir en su recepción de tu actuación. Asegúrate de estar informado acerca de la ubicación, el decodificador y el tema, de manera que puedas crear una presentación atractiva, cativante y memorable. Siempre manten un aura de frescura y novedad para que tu espectáculo tenga un encanto que nunca se vaya. Con esto en mente, estarás listo para crear actuaciones que enamoren y controlen a cualquier público.